Unión Nacional Sinarquista

Por un México más justo y humano

Una Navidad digna para todos *Manuel Gómez Granados

 

 

Teresa, mujer campesina de 60 años, madre de siete hijos, aprendió recientemente en los talleres de capacitación de Centro Nacional para el Desarrollo Integral y el Chesterton Instituto Superior, que puede elaborar pomadas con plantas medicinales que curan golpes o lesiones, así como jarabes para descongestionar la garganta y las vías respiratorias. Ella y otras 140 mujeres de la comunidad de La Perla, Veracruz, se organizaron para elaborar estos productos, que traerán a la Ciudad de México para su venta.

 

Estela, de 40 años, nació y vive en Agua Escondida, Veracruz, encabeza a un grupo de mujeres productoras de hongos setas. Ellas los producen sin usar agroquímicos, de modo que son la base perfecta para elaborar deliciosos platillos que preparan con las setas. Una de sus creaciones es el flan con setas. Ellas también traerán miel, que producen en la región de las montañas del Pico de Orizaba. Isidro, un joven de 25 años, vive al pie del Pico de Orizaba. Él y sus amigos siembran en las laderas de esa monumental montaña flores de alcatraz y agapando, pero el exceso de humedad y las plagas no permiten la calidad necesaria. Gracias a las capacitaciones que recibieron, aprendieron que el clima de su localidad permite sembrar hortensias de excelente calidad. Ellos construyeron su propio vivero y, como parte de un reto para ellos mismos, traerán a la capital sus plantas para buscar cómo venderlas mejor.

 

Todos ellos y otros productores de distintas comunidades rurales vendrán a la Parroquia de San Bernardino de Siena, Xochimilco, este domingo 22 de noviembre a vender y promover sus productos. ¿Por qué es necesario que vengan? Entre otras cosas porque los pequeños productores en nuestro país encuentran muchas dificultades para distribuir y comercializar sus productos.

 

No fuimos capaces de construir un servicio de correos efectivamente nacional, capaz de servir de soporte de pequeños productores que hubieran podido comercializar sus productos por medio de catálogos y servicios eficaces de entregas de paqueterías. Las empresas de paquetería no han logrado ganarse la confianza de muchos mexicanos que tienen miedo de que sus compras se pierdan y el internet, que en otros países ha abierto oportunidades de desarrollo y crecimiento económico para millones de personas, sigue siendo una realidad distante, casi inexistente para los más de 25 millones de mexicanos que viven en zonas rurales y muchos en las ciudades dependen de cafés o salas de internet, que sólo reflejan la marginación de muchos.

 

Hemos construido una economía al servicio de grandes empresas, muchas de ellas monopólicas o, en las ramas en que aún no existen monopolios, por duopolios, que imponen precios a los productores y a los consumidores y que hacen muy difícil que florezcan las pequeñas empresas. Los bancos establecen condiciones casi imposibles de cumplir para muchos campesinos. Lo que es peor, las personas que reciben apoyos del sector público como 65 y más, no pueden usar esos recursos para comprar lo que los pequeños productores hacen, pues carecen de las terminales de tarjeta de débito que hacen posible esas compras. Y lo mismo ocurre en los mercados de barrio. Parece que pronto sólo podremos comprar en los grandes centros comerciales. Esas son las estructuras sociales y económicas que mantienen intocada la pobreza y la desigualdad, a pesar de más de 25 años de programas de combate a la pobreza encabezados por cinco gobiernos de dos distintos partidos políticos. Esas son las políticas de gobierno que hacen casi imposible construir una sociedad más justa, más igualitaria y menos discriminadora.

 

Este bazar navideño no es la solución, pero es un signo de que las cosas pueden cambiar para las familias de artesanos y pequeños productores de miel, setas, quesos, hortalizas, café, esferas y alimentos tradicionales que vendrán al DF el 22 de este mes. Además de la venta de estos productos, durante la celebración del bazar, quienes asistan podrán participar de conferencias y presentaciones de libros y manuales para el desarrollo.

 

En el bazar estarán presentes grupos de productores y artesanos de La Perla, Veracruz; Chiconcuautla, Puebla; Ocoyoacac, Estado de México; Huejutla, Tenango y Epazoyucan, Hidalgo; Pijijiapan, Chiapas;  Xochimilco y Milpa Alta, del Distrito Federal, que gracias a la solidaridad de la parroquia de San Bernardino de Siena y el Patronato Autónomo de Xochimilco, podrán ofrecer sus productos directamente a los consumidores. Acompáñelos. La parroquia de San Bernardino de Siena, que comenzó a construirse antes que la catedral de la Ciudad de México por fray Bernardino de Sahagún, y donde vivieron los frailes que llegaron con Hernán Cortés, se encuentra en Nuevo León no. 24, Barrio de Santa Crucita, en el Centro de Xochimilco, a dos cuadras del embarcadero Fernando Celada. El bazar estará abierto de 10 a 17 horas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 1 diciembre, 2015 por en ARTÍCULOS, Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: