Unión Nacional Sinarquista

Por un México más justo y humano

La UNS y Morena, distintos y distantantes

La UNS y Morena,  distintos y distantes

Baltazar Ignacio Valadez Montoya

Algunas personas de buena o de mala fe, dicen que la Unión Nacional Sinarquista (UNS), y el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), son lo mismo.

Pero mienten o se equivocan. Lo cierto es que se trata de dos organizaciones radicalmente distintas y definitivamente distantes. Para demostrarlo, a continuación  ofrecemos  algunas de las graves y trascendentes diferencias que existen entre una organización y otra.

La primera de ellas es que, mientras la UNS nació y se mantiene como una institución, MORENA, ahora convertido en Partido, constituye una entidad caudillista

El  Sinarquismo no tiene dueño, no es de fulano o de zutano. Hablar de la UNS es hablar de institucionalidad porque, con hechos,  se rige por normas y mecanismos de decisiones clara y puntualmente participativas y democráticas

Aunque lo oculte o lo niegue, MORENA es víctima del caudillismo, fenómeno político o social surgido en Latinoamérica en el siglo XIX, que consiste en el dominio absolutista de líderes carismáticos cuya forma de acceder al poder y llegar al gobierno, está basado en mecanismos informales y difusos para convertirse en mito de las multitudes.

Andrés Manuel López Obrador es el caudillo de Morena: sin su voluntad no se mueve la hoja del árbol.

Otra diferencia fundamental se localiza en los Documentos Básicos de una y otra organización, pues mientras los de la UNS son honestamente definitorios, los de MORENA incurren  en la simulación,  son un discurso bonito pero el que sabe leer entre líneas fácilmente descubre que se refiere a un lobo con piel de oveja.

Dicen, por ejemplo, que “Morena es una organización amplia, plural, incluyente y de izquierda, con principios, programa y estatutos

Los izquierdistas de todas las tonalidades, coinciden en considerar  a la persona como servidora del Estado y no al Estado como el servidor de la persona, como lo postula el verdadero humanismo sinarquista.

Otra grave diferencia que se desprende de los Documentos Básicos de las organizaciones en comento, es que mientras el Sinarquismo defiende abierta y decididamente el  derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, Morena soterradamente se pronuncia a favor del aborto provocado y, por lo tanto, del genocidio,

Una parrafada de los referidos documentos básicos dicen textualmente:

“Morena Lucha por  el reconocimiento de los derechos plenos a las mujeres, reconociendo su aporte al desarrollo y bienestar de los hogares, la necesidad de igualdad económica, derechos que concilien el trabajo remunerado y la vida familiar, la paridad y participación social, la necesidad de seguridad y vida libre de violencia en todos los ámbitos, la justicia expedita, la educación, salud y calidad de vida y que las decisiones sobre la vida y el cuerpo sean respetados”.

Basta la última línea para entender que MORENA es abortista y genocida como el PRD, pues entre sus aberraciones y necedades a favor del aborto provocado, está su afirmación de que la mujer tiene, cual diosa. El derecho a decidir libremente qué hacer con la vida y con el cuerpo. Basados en lo anterior, como si se tratara de cortar una lechuga, si les da la gana pueden suspender el embarazo.

Si fuera razonable su concepción sobre la libertad para usar  “su” cuerpo,  debiéramos permanecer indiferentes ante los que intentan suicidarse y no condenar a los violadores o los secuestradores, pues no hacen otra cosa que usar su cuerpo  dizque con libertad.

Morena se pronuncia contra la violencia, ¿pero acaso no se cae en la violencia cuando se atenta contra la vida de un ser humano totalmente indefenso?

Morena habla a favor de los derechos humanos, ¿pero acaso el de la vida no es el primero de esos derechos?

Terca y socarronamente los izquierdistas de todas las tonalidades por desgracia han venido avanzando en la destrucción de la familia, pues bajo el demagógico discurso contra la “discriminación”, a los homosexuales no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa y pueden casarse entre sí para formar nuevas sociedades que son  lo que quieran, menos familia.

En efecto, desde hace siglos se ha aceptado universalmente la definición de que la familia es la célula básica de la sociedad, o sea como “la estructura más pequeña capaz de realizar por sí  misma las tres funciones vitales: nutrición, relación y reproducción.

¿Qué reproducen los “matrimonios” o las uniones civiles  entre homosexuales?

Simplemente nada. Y nada le ofrecen a la sobrevivencia de la gran familia humana.

Sobre el tema cabe advertir que de acuerdo con lo filosofía socialcristiana que profesamos, los sinarquistas pretendemos combatir al error, pero amando a los que hierran. Como personas, como hijos de de Dios, nada tenemos contra los homosexuales y a final de cuentas, nos duele su tragedia.

Por todo lo anterior y por mucho más, lo dicho: La UNS y Morena son distintos y distantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 12 febrero, 2015 por en NOTAS INFORMATIVAS.
A %d blogueros les gusta esto: