Unión Nacional Sinarquista

Por un México más justo y humano

TALLER DE LIDERAZGO LECCIÓN 2 LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA UNIÓN NACIONAL SINARQUISTA

Lección 2  LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

                                  

LA PERSONA HUMANA.

 

 

a). Toda la vida social es la expresión de su inconfundible protagonista: la persona humana.

b).   El hombre hecho a imagen y semejanza de Dios. De ahí que, “por haber sido hecho a imagen y semejanza Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no es  solamente algo, sino alguien.

Es capaz de conocerse, de poseerse y de darse libremente y entrar en comunión con otras personas; y es llamado.

Para el no creyente,  el hecho es que el ser humano, es el ser  superior en la naturaleza.

El hombre y la mujer tienen la misma dignidad y son de igual valor.

El  hombre y la mujer están en  relación con los demás ante todo como custodios de sus vidas principalmente de su familia. Además  el ser humano  tiene a su disposición  los demás seres  que la naturaleza le da, con  el fin de satisfacer sus necesidades y existencia, su obligación es cuidarlos.

La  persona humana no debe ser considera  únicamente como individualidad absoluta, edificada por sí,  misma y sobre sí misma, como si sus características propias no dependieran más que de sí misma. Tampoco debe ser considerada como mera célula de un organismo dispuesto a reconocerle, a lo sumo, un papel funcional dentro de un sistema.

 

  1. LA UNIDAD DE LA PERSONA.

 

Demócrito, Feuerbach y Marx (monismo Materialista) consideran al hombre como un ser meramente material.

Berkeley (Monismo espiritualista) considera al hombre como un ser únicamente espiritual, como un ángel.

Según Descartes (dualismo) el hombre está formado por dos substancias: cuerpo y alma. Platón decía que el cuerpo es  la prisión del alma.

El  hombre ha sido creado por Dios como unidad de alma y cuerpo, ambas forman una sola substancia: El alma espiritual e inmortal es el principio de unidad del ser humano, es aquello por lo cual éste existe como un todo. La persona incluida el cuerpo  está confiada  enteramente  a sí misma, y ella  es el sujeto de sus propios actos morales.

  • Abierta a la trascendencia

A la persona humana pertenece la  apertura a la trascendencia: el hombre está  abierto al infinito y a todos los seres creados, mediante el amor y el conocimiento.

 

  • Única e irrepetible.

El hombre existe  como un ser único e irrepetible, existe como un “yo”, capaz de auto comprenderse, auto poseerse y auto determinarse. La persona humana es un ser inteligente y consciente, capaz de reflexionar sobre sí mismo y, por tanto, de  tener conciencia de sí  y de sus propios actos.

 

  • El respeto a la dignidad de la persona humana

       Una sociedad justa puede ser realizada solamente en el respecto de la dignidad  trascendente de la persona humana. Ésta representa el fin último de la sociedad, que está ella ordenada: “El orden social, pues, y su progresivo desarrollo deben en todo momento subordinársele al bien de la persona, ya que el orden real debe someterse al orden personal, y no al contrario”. El respeto de la dignidad de la humana no puede  absolutamente prescindir  de la obediencia al principio de “considerar al ser humano como otro yo, cuidando en primer lugar de su  vida y los medios  necesarios para vivirla dignamente”. Es preciso que todos los programas sociales científicos y culturales, estén presididos  por la conciencia  del primado del ser humano.

En ningún caso la persona humana puede ser instrumentalizada para fines ajenos a su mismo desarrollo.

La dignidad de la persona humana no puede estar subordinada a proyectos de carácter económico, social o político, impuestos por autoridad alguna, ni siquiera en nombre del presunto progreso de la  comunidad civil en su conjunto o de otras personas, en el presente o en el futuro.

Los  auténticos cambios sociales son efectivos y duraderos sólo si están fundados sobre un cambio de conducta personal.

 

  1. LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA.

 

  • Valor y límites de la libertad. 

El hombre  puede dirigirse al bien solo en la libertad.

El recto ejercicio de la libertad personal exige unas determinadas condiciones de orden económico, social, jurídico, político y cultural                

b)  El vínculo de la libertad con la verdad y la ley natural.

El ejercicio de la libertad, el hombre realiza actos moralmente buenos, que edifican su persona y la sociedad, cuando obedece a la verdad, es decir, cuando no pretende ser creador y dueño absoluto de ésta y de las normas éticas.

La verdad sobre el bien y el mal se reconoce en modo práctico y concreto en el  juicio de la conciencia, que lleva a asumir la responsabilidad del bien cumplido o del mal cometido. Así, en el juicio práctico de la conciencia, que impone a la persona la obligación de realizar un determinado acto, se manifiesta el vínculo de la libertad con la verdad.

El ejercicio de la libertad implica la referencia a una ley natural de carácter universal.      Además de la de carácter jurídico.

En la diversidad de las culturas, la ley natural une a los hombres entre sí, imponiendo principios comunes.

  • La igual dignidad de todas las personas.

Sólo el  reconocimiento de la dignidad humana hace posible     el    crecimiento común  y personal de todos.

También las relaciones entre los pueblos y Estados, las condiciones de equidad y paridad son el presupuesto  para un progreso auténtico de la comunidad internacional.  No obstante los avances en esta  dirección, es necesario no olvidar que aún existen demasiadas desigualdades y formas de dependencia.

La igualdad en el reconocimiento de la dignidad humana sólo podrá ser custodiada y promovida de forma comunitaria, por parte de toda la humanidad.

Masculino y femenino diferencian a dos individuos de igual dignidad, que sin embargo, no poseen una igualdad estática, porque lo específico femenino es diverso a lo específico masculino. Esta diversidad en la igualdad es enriquecedora e indispensable para una  armoniosa convivencia humana.

La mujer es el complemento del hombre, como el hombre lo es de la mujer: mujer y hombre se complementan mutuamente,  no solo desde el punto de vista físico y psíquico, sino también ontológico. Sólo gracias a la dualidad de lo <<masculino>> y lo <<femenino>> se realiza plenamente lo <<humano>>.  Es la <<unidad de los dos>>,  <<una unidualidad>> relacional, que permite a cada uno experimentar la relación interpersonal y recíproca como un don que es al mismo tiempo, una misión: la procreación y la vida de la familia, además de la construcción de la historia.

  • La sociabilidad humana

La persona es constitutivamente un ser social por naturaleza, porque así ha sido creado.

Es necesario, por tanto, destacar que la vida comunitaria es una característica natural que distingue al hombre del resto de las criaturas terrenas.

La sociabilidad humana no comporta automáticamente la comunión de las personas el don de sí. El egoísmo, la soberbia y otros defectos más,  producen gérmenes de insociabilidad, de cerrazón individualista y de vejación al otro.

La sociabilidad humana no es uniforme, sino que reviste  múltiples expresiones.  El bien común depende, en efecto, de un  sano pluralismo social. Las diversas sociedades están llamadas a constituir un tejido unitario y armónico, en cuyo seno sea posible a cada una conservar y desarrollar su propia fisonomía  y autonomía (familia, escuela, etc.)

 

 

El líder puede iniciar la discusión con las siguientes PREGUNTAS o agregar  las que considere pertinentes relacionadas con el tema.

1.- ¿Qué es el Hombre?

2.- ¿En qué consiste la dignidad de la persona humana?

3.- ¿Explica un ejemplo que ilustre la dignidad de la persona humana?

4.- ¿Se respeta en la realidad la dignidad de la persona humana?

5.- ¿Estás de acuerdo en que el hombre es solamente materia, sí o no por qué?

6.- ¿Estás de acuerdo en que el hombre es una substancia espíritu, sí o no por qué?

7.- ¿Estás de acuerdo en que el hombre es solamente espíritu, sí o no por qué?

8.- ¿Estás de acuerdo en que el hombre es una dualidad de dos substancias, sí o no por qué?

9.- ¿El hombre es un ser meramente individual?

10.- ¿Cuál es el error de las distintas formas de colectivismo?

11.- ¿Qué puedes hacer para que se respete la dignidad de la persona humana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 5 agosto, 2014 por en CURSOS, FORMACIÓN.
A %d blogueros les gusta esto: